Tendencias de viaje en los años 80


Coged vuestro equipaje de neón, compañeros viajeros en el tiempo; Estamos subiendo el dial del DeLorean y fijando nuestra mirada en la era de viajes más tubular. Mientras alcanzamos las 88 mph, deleitémonos con las tendencias de viaje de los 80 que hicieron de la década un caleidoscopio de estilo audaz, destinos radicales y recuerdos maravillosos. Esto no es un espejismo, es el último retroceso a cuando viajar se trataba tanto de la moda como del destino, y nuestros mejores consejos procedían de revistas de moda y del boca a boca en lugar de Internet. Entonces, abrochen sus cinturones de seguridad (no, no del tipo aburrido, piense más en la línea de aquellos con rayas de arcoíris), estamos a punto de embarcarnos en una excelente aventura.

Destinos de viaje más populares en los años 80

Nuestra primera parada son los destinos que causaron furor en los años 80. El mundo estaba cada vez más conectado y la jet-set buscaba lugares exóticos para plantar su bandera, o al menos sus sombrillas de playa. Lugares como Cancún se estaban transformando de tranquilos pueblos de pescadores a las mecas turísticas que conocemos hoy, gracias al auge de la década en los paquetes vacacionales. Se podía ver a todos los que eran alguien tomando sol en la Riviera francesa o codeándose con Mickey Mouse en el recién inaugurado EPCOT en Walt Disney World.

Europa era un punto de moda, con ciudades como Londres llamando a los viajeros con su encanto punk rock, mientras que París permaneció atemporal, susurrando "je t'aime" a cualquiera que caminara por sus calles adoquinadas. Las almas intrépidas se aventuraron detrás de la Cortina de Hierro para vislumbrar el enigma soviético, lo que convirtió la Plaza Roja de Moscú y el Muro de Berlín en lugares de visita obligada para los atrevidos y los curiosos políticamente.

Qué empacar para unas vacaciones de los 80

Hacer las maletas para los años 80 no se trataba sólo de meter cosas en una maleta: era una muestra del estilo de cada uno. Era la era de "más es más", en la que tu guardarropa de viaje tenía que estar tan preparado para una noche de discoteca espontánea como para un día de turismo. La ropa era atrevida, los colores llamativos y los patrones obligatorios. Las hombreras no eran sólo para trajes de poder; eran un elemento básico de la moda de viaje y brindaban a todos esa silueta por excelencia de los 80.

Para las mujeres, estamos hablando de jeans de cintura alta, calentadores para esas frescas cabinas de avión y coleteros, muchos coleteros. Los hombres se pavoneaban con mezclilla lavada al ácido y camisas estampadas de gran tamaño. Y ninguna maleta estaba completa sin un par de zapatillas blancas, de esas que brillan en el contexto de cualquier destino de viaje. Y no olvidemos los accesorios: joyas gruesas, gafas de sol de gran tamaño y, para esos momentos de puro ocio, un Walkman cargado con los últimos éxitos.

Moda de viaje de los 80

La moda de los años 80 era tan diversa como los destinos que frecuentaban los viajeros. No se trataba sólo de lo que usabas, sino de cómo lo usabas. Cada viajero aportó su propio estilo a la mezcla, creando una pista global en cada aeropuerto. Había trajes de poder para los magnates de los negocios, cazadoras de neón para los espíritus aventureros y polos color pastel para el club de campo que saltaba de un paraíso tropical a otro.

El traje de baño llamó la atención con leotardos de corte alto para las mujeres y pantalones cortos estampados para los hombres. Y cuando se puso el sol, el glamour no disminuyó. La ropa de noche varió desde vestidos metálicos hasta blazers hechos a medida con mangas remangadas. Esta fue la época en la que la moda se volvió más que ropa: era una declaración, un elemento esencial de viaje que decía: "He llegado y estoy aquí para deslumbrar".

Consejos de viaje de los 80

Sin teléfonos inteligentes ni Internet, el viajero de los 80 dependía de una combinación de astucia, intuición y algún que otro agente de viajes. A menudo se obtenían consejos de revistas como 'Travel + Leisure' y programas como 'Lifestyles of the Rich and Famous'. El viajero inteligente sabía que debía llevar cheques de viajero para gastar con seguridad, y las tarjetas de llamadas internacionales eran el salvavidas para llegar a casa.

Un consejo que trascendió en el tiempo: lleva siempre un buen libro para esos vuelos de larga distancia. Los años 80 también vieron el auge de las guías de viaje, con series como Lonely Planet convirtiéndose en la biblia de los mochileros. Los viajeros informados estaban atentos a la desregulación de las aerolíneas, lo que significó más competencia y, a menudo, vuelos más baratos, lo que hizo que los cielos fueran más amigables para billeteras de todos los tamaños.

La experimentada jet-set de los 80 también conocía el valor de un buen mixtape para mantener las vibraciones adecuadas durante el tránsito. Era una época en la que viajar se trataba tanto del viaje como del destino, y una banda sonora bien seleccionada era clave para crear el ambiente, ya fuera navegando a 35.000 pies o descansando en una cabaña.

Mientras hacemos una pausa en nuestro rebobinado aquí, con visiones de viajes de los 80 bailando como videos de MTV en nuestras cabezas, recordamos que el espíritu de la época sigue vivo. No está sólo en los recuerdos de quienes lo vivieron, sino en el resurgimiento de su

Estética icónica en nuestra pasión por los viajes moderna. En esta segunda parte de nuestro viaje a través de los caminos iluminados con luces de neón del pasado, descubriremos los trucos que hicieron que los 80 viajaran en un abrir y cerrar de ojos, reviviremos las experiencias que se convirtieron en leyendas y navegaremos por la cultura pop que impulsó a un millón de personas. Sueña despierto con destinos lejanos y lejanos.

Trucos de viaje de los 80

Antes de la era de Internet, los viajeros de los 80 tenían su propio conjunto de trucos para hacer sus viajes más tranquilos. Los viajeros frecuentes dominaron el arte de empacar con precisión militar, rodando en lugar de plegarse para maximizar el espacio para esos pares adicionales de pantalones de paracaídas y camisetas de recuerdo. Los trotamundos experimentados también duplicarían sus hombreras como protección adicional para artículos frágiles: ¡hablando de la función de reunión de moda!

Otro truco clásico fue el uso estratégico de las compras libres de impuestos, no sólo para souvenirs sino también para regalos que dijeran: “He estado allí”, con la ventaja adicional de estar libres de impuestos. Y no olvidemos el poder de las membresías y los programas de fidelización, que apenas estaban despegando. Aquellos que lo saben aprovecharían sus puntos de aerolínea y hotel para obtener mejoras y ventajas, viajando con estilo y con un presupuesto limitado.

Experiencias de viaje icónicas de los 80 Los años 80 se trataron de experiencias que unieron lo ecléctico y lo eléctrico. ¿Quién podría olvidar la emoción de las transmisiones vía satélite en vivo desde lugares exóticos durante eventos globales como Live Aid? ¿O la alegría comunitaria de presenciar el cometa Halley en 1986, un evento celestial que reunió a la gente en los mejores lugares para observar en todo el mundo?

Luego estaban los parques temáticos, que evolucionaron desde simples atracciones hasta complejos de entretenimiento de alta tecnología. EPCOT de Disney abrió sus puertas como feria mundial permanente y Universal Studios Hollywood comenzó a ofrecer una mirada detrás de escena a la magia del cine, haciendo que los viajeros sean parte de la acción.

Para los más aventureros, los años 80 marcaron el auge del ecoturismo, con lugares como la selva amazónica volviéndose accesibles al viajero intrépido. Y para los jóvenes y los inquietos, viajar con mochila por Europa o Australia se convirtió en un rito de iniciación, con sólo un pase Eurail o una furgoneta destartalada como compañeros.

Películas y programas de televisión de viajes de los 80

Los años 80 no sólo influyeron en la forma en que viajábamos; Inspiró dónde queríamos llegar a través de la pantalla plateada y el tubo. Películas como “National Lampoon's Vacation” nos hicieron reír del tan familiar viaje familiar por carretera, mientras que “Out of Africa” y “Romancing the Stone” alimentaron nuestro deseo de aventuras en tierras lejanas.

La televisión tampoco se quedó atrás en el departamento de viajes. “Miami Vice” convirtió la ciudad de Florida en un paraíso color pastel, donde cada dúo de detectives necesitaba una lancha rápida. ¿Y quién podría olvidar el viaje en sillón que ofrece “Magnum, PI”, con las vistas hawaianas como telón de fondo para investigaciones privadas? Estos programas y películas no sólo entretenían; dieron forma a nuestras aspiraciones de viaje, haciendo de cada sala de estar una puerta de entrada a lugares lejanos.

Canciones de viaje de los 80

Las bandas sonoras de nuestros viajes en los 80 no se limitaban sólo a los walkmans y los estéreos de los automóviles; fueron himnos que definieron la década. Melodías como “Life in a Northern Town” susurraban sobre lejanos paisajes ingleses, mientras que “Africa” de Toto se convirtió en un improbable himno para los exploradores del vasto continente, a pesar de que sus creadores nunca lo habían visitado.

Los años 80 también nos brindaron la lista de reproducción definitiva para viajes por carretera con temas como “Holiday Road” y “I Ran (So Far Away)”, canciones que se convirtieron en sinónimo de la libertad y el escapismo que prometían los viajes. Estas no eran sólo melodías pegadizas; eran pasaportes sonoros a un mundo de posibilidades, cada uno de ellos marcaba un paso en una pista de baile internacional.

A medida que sintonizamos la radio con esas melodías familiares y reflexionamos sobre las tendencias y los momentos que hicieron que los viajes de los 80 fueran excepcionalmente emocionantes, nos damos cuenta de que el corazón de la cultura de viajes de esa época sigue latiendo. Lo llevamos con nosotros como un pasaporte gastado, lleno de sellos de una época en la que el viaje era tan vibrante y colorido como los propios destinos.

Y aunque nuestros estilos de viaje han evolucionado, la esencia de los años 80 (audaz, aventurera y un poco caprichosa) todavía se abre paso en nuestras escapadas modernas. Ya sea a través del resurgimiento de la moda retro o del deseo atemporal de nuevas experiencias, el espíritu de los viajes de los 80 es un compañero constante en nuestros viajes.

Entonces, mientras desempolvamos nuestro Samsonite antiguo y consideramos nuestra próxima escapada, lo hacemos con un guiño al pasado y una mirada ansiosa hacia el futuro. Y para aquellos de nosotros que queremos llevar una pieza de los 80 con nosotros, sin importar dónde vayamos, Newretro.Net ofrece una colección de ropa para hombres que captura la esencia del retrowave y los estilos culturales de los 80. Es la manera perfecta de mantener vivo el espíritu aventurero de la década, un conjunto a la vez, mientras nos embarcamos en la búsqueda de nuevos recuerdos en el eterno camino de los viajes.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados